26 de septiembre de 2022

Luego de abandonar el ejercicio, el cuerpo le toma cierto tiempo perder la forma que adquirió con los resultados de la actividad física. Ante ello, surge la duda de por qué nuestro cuerpo no puede mantener los frutos obtenidos durante los días de entrenamiento.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que para estar en forma, necesitamos exponer nuestro cuerpo a una rutina constante, lo que significa sobrepasar la carga habitual.

En ese sentido, adaptar el cuerpo implica tener en cuenta varios factores como el nivel de resistencia, la edad y el esfuerzo que hacemos en cada sesión. Asimismo, influye el lugar de entrenamiento, pues es necesario mantener un ambiente óptimo para lograr un nivel de resistencia más alto.

Sin embargo, cuando se deja de entrenar, la capacidad cardiovascular juega un papel importante en cuanto a la pérdida que se evidenciará más adelante. En el caso de un atleta de alto rendimiento, la pérdida será muy mínima a comparación de una persona que no entrena diariamente o por largos periodos.

Le podría interesar: Tiembla ClubHouse: Facebook lanza ‘audio en directo’ y podcast

Así pues, esta podría tener una pérdida en menos de ocho semanas, dado a que los volúmenes de sangre y plasma caerán debido a la falta de exigencia sobre nuestro corazón y músculos.

Por el contrario, si el entrenamiento es de fuerza, la pérdida será mucho menos; incluso, los científicos señalan que el desgaste de fuerza será casi insignificante. 

En tal caso, tras comenzar el ejercicio y ejercer una fuerza que nuestro cuerpo pueda soportar, las pérdidas de resultados comenzarán tras 48 horas sin hacer ejercicio. No obstante, los resultados se notarán tras dos o tres semanas en el aspecto cardiovascular, y en el muscular hasta entre seis y 10 semanas.

Más contenido de la ciudad de CALI


Te podría interesar esta publicación, dale click o tap y mantente bien enterado:
[the-post-grid id=»94283″ title=»MÁS POST»]